El pasado sábado 26 de mayo, el ETC – UMA colaboró, junto a un centenar de voluntarios de asociaciones de vecinos, Smart Campus UMA, Asociación Universitaria de Actividades Subacuáticas, Aula del Mar, Protección Civil, Policía Local, Campus de Excelencia Internacional del Mar CEIMAR, Fundación Unicaja, asociación “Málaga como te quiero”, WWF, Cruz Roja, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), centro de buceo NaturaDive, Bomberos Sin Fronteras y otras instituciones y asociaciones en la limpieza por tierra y mar de la Playa de las Acacias, junto a los baños del Carmen.

El objetivo de la actividad fue, en palabras de Patricia Mora, Directora de secretariado de Smart Campus: “concienciar, sensibilizar y promover entre los estudiantes y la sociedad malagueña en general la necesidad de cuidar y proteger el medio ambiente, concretamente el mar Mediterráneo, que es tan importante para Málaga”.

El lugar fue elegido por la riqueza natural que esconde bajo la superficie del mar. En efecto, en un fondo relativamente poco afectado por la expansión urbana y la construcción único en la ciudad de Málaga conviven una gran variedad de formas de vida. Entre ellas cabe destacar especies como Janolus Cristatus, Nudibranquios, peces doncella (Coris julis) o sargos (Diplodus sargus sargus). Asimismo, esta es zona conocida de reproducción de meros (Epinephelinae) y también puede encontrarse fuera del mar la siempreviva malagueña (Limonium malacitanum), una planta que se desarrolla en acantilados endémica de la provincia y, por tanto, única en el mundo que se encuentra en Peligro de Extinción según la Junta de Andalucía.

         

Más de 250 kilogramos de residuos fueron retirados del entorno. Entre ellos, ingentes cantidades de restos de toallitas húmedas y colillas, siendo éstos los tipos predominantes de residuos. También se encontraron electrodomésticos, pilas y todo tipo de fragmentos de plástico. Por último, los submarinistas lograron retirar del fondo marino una red de trasmallo abandonada de varios metros de largo donde habían quedado varados ejemplares de mero, erizos de mar y cangrejos marinos.

El ETC – UMA colaboró aportando directrices técnicas para el buen desarrollo de la limpieza y para la posterior clasificación de residuos. Tanto por la gran cantidad de basura eliminada como por la amplia presencia de voluntarios, entre ellos niños, asociaciones, representantes políticos y medios de comunicación, la jornada de concienciación y sensibilización pudo considerarse un éxito.

Con esta actividad, el ETC – UMA reafirma su compromiso con la conservación medioambiental en el Mediterráneo. En este contexto el centro es socio colaborador del Proyecto Interreg Med para la Protección de la Biodiversidad también conocido como PANACeA, que pretende mejorar la gestión y protección de los ecosistemas mediterráneos a través de la transferencia de información y conocimiento a las partes implicadas (agentes económicos, políticos y sociales) y la posterior capitalización de proyectos eficientes y eficaces de conservación. Conscientes de la problemática que supone la acumulación de basuras en el mar, dentro de este proyecto conviven iniciativas como ACT4LITTER, MEDSEALITTER and PlasticBusters MPAs, que se centran en la monitorización, evaluación, prevención y mitigación de los efectos de las basuras marinas en el Mediterráneo.

 

Imágenes cedidas por la Asociación Universitaria de Actividades Subacuáticas.